Periodismo post-Snowden

edward-snowden-citizenfour1

Edward Snowden y el periodista Glenn Greenwald en Honk Kong.

Por José Antonio Brambila

Publicado originalmente en la edición 180 de la revista Zócalo.

SHEFFIELD.- El caso Snowden condensa los retos del quehacer periodístico en el siglo XXI. La historia detrás de las filtraciones sobre el espionaje masivo e indiscriminado liderado por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA por sus siglas en inglés) y su contraparte británica, el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ, por sus siglas en inglés), ejemplifica cómo los viejos dilemas periodísticos se revisten de nuevas circunstancias.

Sigue leyendo

Anuncios

The Snowden Effect

In Congress there have been certain, but insufficient achievements since the scandal came to light.

In Congress there have been certain, but insufficient achievements since the scandal came to light.

By José Antonio Brambila

The article was published in the blog of the Center of Global Communication Studies of the Annenberg School for Communication at University of Pennsylvania.

2014 AnOx alumnus José Antonio Brambila discusses US and international government response in the wake of the Edward Snowden revelations.

The massive and indiscriminate espionage performed by the American government through its National Security Agency (NSA), and its British counterpart the Government Communications Headquarters (GCHQ), is an issue that appears as if it has always been at the forefront of global debates. It is difficult to believe that just a few years ago the suspicion of abusive practices by the American government was largely absent from the public arena. To most, it seemed inconceivable that a democratically elected government could, under the pretext of its worldwide crusade against terrorism, be surveilling the private conversations of the North American population, thirty-five world leaders, and thousands of other people worldwide through phone call interception and infiltrating electronic data and metadata. Sigue leyendo

Las filtraciones de datos como servicio público

filtro

Por José Antonio Brambila

Publicado originalmente en revistNexos

The Washington Post y The Guardian US recibieron el 15 de abril en Nueva York la máxima distinción en el periodismo estadounidense, el premio Pulitzer de servicio público por sus revelaciones basadas en las filtraciones de Edward Snowden sobre el espionaje masivo de la poderosa Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA, por sus siglas en inglés).

Según el jurado, The Washington Post y The Guardian US recibieron el premio porque el primero contribuyó con 21 piezas periodísticas a que el público entendiera las revelaciones en el complejo entramado de la seguridad nacional; el segundo por generar con 15 piezas periodísticas un debate público en torno a cuestiones de seguridad y privacidad.

Sigue leyendo

Prensa británica bajo asedio

Alan Rusbridger durante su comparecencia ante  parlamentarios en diciembre de 2013.

Alan Rusbridger durante su comparecencia ante
parlamentarios en diciembre de 2013.

por Verónica Sánchez y José Antonio Brambila

Publicado originalmente en la edición 169 de la revista Zócalo.

SHEFFIELD.- “¿Es usted un criminal, no es así?”, preguntó uno de los parlamentarios británicos al editor en jefe del diario británico The Guardian, “Eso depende del concepto que tenga usted de la libertad de prensa”, respondió Alan Rusbridger, en una inusual comparecencia del periodista por el caso Snowden en diciembre de 2013.

Resulta difícil imaginar que en Reino Unido, una de las primeras democracias del mundo y uno de los países con mayor tradición de libertad de prensa, un periódico con doscientos años de historia sufra amenazas de ser clausurado por lo que aparece en sus páginas. Más impensable aún que sea The Guardian, un medio que ha probado a lo largo de su historia reciente responsabilidad periodística en temas tan delicados como las filtraciones de Wikileaks publicadas en 2010, que implicaron editar y publicar información sensible (cables diplomáticos y reportes militares del gobierno estadounidense) con capacidad de alterar la vida pública y privada de cientos de personas en todo el mundo.

Sigue leyendo